La insuficiencia cardiaca y la ortopnea

La insuficiencia cardiaca y la ortopnea

octubre 2, 2018 Desactivado Por redactor

Se habla de insuficiencia cardiaca para referirse a un síndrome donde el corazón no bombea sangre con la eficacia necesaria, siendo esta una situación que facilita el que el paciente experimente síntomas que incluyen dificultad para respirar, fatiga, hinchazón en las piernas y ritmo cardíaco acelerado. Como parte de las enfermedades del corazón, de acuerdo a la zona específica puede variar el nombre, pero lo que si se mantiene es el hecho de que la sangre deja de poder llevar el suficiente oxígeno y nutrientes a la totalidad del cuerpo.

Puesto que la persona suele manejar síntomas primarios y secundarios, la ortopnea suele aparecer como una manifestación primaria que resulta debido a la acumulación de líquidos en los pulmones y otros tejidos, presentándose a partir de una notoria dificultad para respirar cuando se está acostado.

La ortopnea como síntoma de la insuficiencia cardiaca

En función del tipo de insuficiencia cardiaca que se tenga, la persona experimentará variadas demostraciones del cuerpo para indicar que algo no marcha bien y en este caso, el ahogo al tumbarse, es decir la ortopnea, será el causante de que la persona deba apilar una buena cantidad de almohadas en su cabecera para evitar acostarse en posición recta ya que es así como más ocurre la acumulación de líquidos y por ende el particular ahogo que sentirá.

Puesto que la mecánica ventilatoria suele hacerse menos eficiente en la posición de decúbito supino, el individuo se verá casi que obligado a sentarse en su cama para impedir que esa asfixia momentánea se apodere de él. La sensación de mareo, confusión, la fatiga anormal y una tos seca y sibilante acompañan estos angustiantes episodios.

Tratamientos para la insuficiencia cardiaca

Los fármacos aparecen en primera instancia como los grandes aliados siendo los betabloqueantes, anticoagulantes y diuréticos los más opcionados para crear combinaciones de acuerdo a los requerimientos específicos del paciente. Los cambios en el estilo de vida enfocados hacia una alimentación mucho más equilibrada y una actividad física frecuente que ayude a mantener un peso óptimo serán vitales, pues recordemos que la ortopnea, por ejemplo, se encuentra muy relacionada con la obesidad.

Respecto a la cirugía, esta se convierte en una opción cuando se requiere reparar o sustituir una válvula, de manera que será el médico tratante quien apoyado en la historia clínica determinará los pasos a seguir en pro de una vida de lo más normal posible para el afectado.